Cultura / Guarapo

El retrato fotográfico / pt02

retrato fotografico

Por: Luis Cabrera 

El antecesor inmediato del retrato fotográfico es el pictórico. De éste se adoptan valores estéticos, debido a que la conciencia artística de los fotógrafos venía condicionada a la problematización definida por ese sistema de convenciones denominado género.

El retrato pictórico, en el siglo XV, se configura como un género independiente de la pintura. De un retrato se esperaba no menos que fuese muy semejante al modelo, sin desvincularlo de su estatus social.

Sin embargo, nada es tan sencillo, y el retrato a lo largo de su historia desde el siglo XV hasta el XX, fue mutando. La práctica retratística pictórica podría verse vertida en corrientes de acuerdo al tratamiento que se le da al sujeto, entre lo psicológico, social, y plástico.

 

Algunos exponentes

retrato fotografico

Anton van Dyck,retrato a Lady Jane Goodwin

En cuanto al retrato psicológico podríamos mencionar al retratista Anton van Dyck, cuyo trabajo ahonda en la psicología del retratado. Define a sus personajes a través de la mirada y el gesto, captando la intimidad e individualidad del sujeto, sin abandonar su condición social (retratos de la aristocracia inglesa). Tal es el caso del retrato a Lady Jane Goodwin, en cuyo trabajo tanto lo psicológico como lo social coquetean en el lienzo.

 

 

 

retrato fotografico

Alesandro Longhi, retrato de Jacopo Gradenigo

En el retrato de Jacopo Gradenigo, realizado por Alesandro Longhi, se realza la importancia social del personaje sin una búsqueda de su individualidad, mucho menos su intimidad.

Francisco de Goya

Encontramos en La familia de Carlos IV, el trabajo minucioso de explotación de elementos que dejen en claro la jerarquización social del personaje. Pero el autor, Francisco de Goya, a su vez, hace del rey una simple persona, por medio de la caracterización del personaje, sus rasgos faciales. Fusiona la búsqueda psicológica y la social. 

retrato fotografico

Pablo Picasso

Entra el siglo XX, el sujeto pasa a ser solo un recurso plástico para el artista, pierde su individualidad, así como su psicología dentro de la concepción de la obra. Podríamos citar el caso de un retrato de mujer sentada, realizado por Pablo Picasso. El individuo pierde su individualidad, es un objeto más dentro del proceso creativo.

Estos son los referentes inmediatos con los que cuentan los primeros fotógrafos de la historia, es su punto de partida, para poder darle vida a una nueva expresión artística, naciente, inquieta, y en la constante búsqueda de su propio lenguaje plástico.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Enable Notifications OK No thanks