Economía / CortadoTitulares / Espresso

Venezuela vuelve al 2018: nuevos controles de precio

El Cafe Noticias

Delcy Rodríguez anunciaba la ocupación temporal por 180 días prorrogables de Coposa en el estado Portuguesa para «garantizar la producción y el precio justo», al mismo tiempo dijo que Alimentos Polar, Plumrose y el Matadero de Turmero pasarían por una etapa de venta supervisada de acuerdo a lo establecido en la Ley de Precios Justos pues «estas empresas se estaban convirtiendo en marcadores referenciales especulativos», aseveró.

Por su parte, Tareck El Aissami anunció el pasado domingo 26 de abril la lista de productos regulados, una medida que se había adoptado anteriormente, con poco éxito, de acuerdo a algunos analistas, pero la sorpresa es que esta vez el precio estaba marcado en moneda extranjera: dólares americanos.

Los precios en bolívares de los productos se actualizarán de acuerdo con el tipo de cambio oficial que publica diariamente el Banco Central de Venezuela (BCV). La medida del control de precios se había flexibilizado el último año.

Pero hasta el gobierno reconoce que el bolívar no sirve para fijar un precio.

Por ejemplo, el atún enlatado (170 gramos) quedó en 0,90 dólares, el kilo de carne (de tercera) en 2,40 dólares, la carne de cerdo en 1,88 dólares, el cartón de huevos en 3 dólares, el queso blanco duro en 2,30 dólares, la mortadela en 1,20 dólares y el kilo de sardina fresca en 1,80 dólares.

El gobierno fijó el litro de leche pasteurizada en 0,75 dólares, el kilo de leche en polvo en 2,30 dólares, el pollo en 1,74 dólares, la mantequilla (500 gramos) en 2,60 dólares, la sardina en lata (170 gramos) en 0,55 dólares, el kilo de arveja 0,70 dólares, la lenteja en 0,70 dólares, la caraota en 0,87 dólares y el frijol en 0,75 dólares.

El litro de aceite comestible costará ahora 1 dólar, el kilo de arroz blanco 1 dólar, la azúcar refinada 0,56 dólares, el café molido 1 dólar, la harina de maíz precocida 1 dólar, la harina de trigo familiar 0,75 dólares, la mayonesa (500 gramos) 0,65 dólares, la margarina (500 gramos) 0,65 dólares, la pasta alimenticia (medio kilo) 0,75 dólares, la salsa de tomate (400 gramos) 0,50 dólares y el kilo de sal 0,35 dólares.

Para adquirir los 27 productos básicos regulados por el gobierno un venezolano necesita 32,65 dólares o 5,58 millones de bolívares al tipo de cambio oficial del 25 de abril de 171.072 Bs./$. El monto equivale a 22 salarios mínimo que desde enero y hasta el 27 de abril se ubicaba en 250.000 bolívares, o 1,4 dólares a la tasa del BCV.

A partir del primero de mayo entrará en vigencia un ajuste en el salario mínimo integral (salario más cesta ticket) de 800 mil bolívares.

«Se incrementa el salario mínimo a un monto de Bs. 400 mil y de igual manera se aumenta la cesta ticket a 400. 000 mil y se mantienen los bonos de protección social del sistema patria», detalló en un mensaje publicado en su cuenta Twitter el ministro de trabajo. Esto equivale en promedio a $4.

Este lunes 27 de abril la medida se publicaría en Gaceta Oficial. Sobre la empresa Coposa El Aissami indicó que inició una venta al sistema de distribución de las cajas de alimentos CLAP y de las cadenas privadas de comercialización de alimentos.

La ministra de Comercio Nacional y superintendente de la Sundde, Eneida Laya, aseguró que una vez se tengan los precios, fiscalizarán los comercios «con los 1.135 fiscales de la Superintendencia Nacional para la Defensa de los Derechos Socioeconómicos (Sundde) y los fiscales de la Superintendencia Nacional de Gestión Agroalimentaria (Sunagro), tomando en cuenta, por supuesto, las medidas de prevención ante la COVID-19».

«No va haber desabastecimiento porque solo estamos haciendo una supervisión, las empresas deben cumplir con la distribución habitual de los productos», agregó.

Restricciones

Alimentos Polar informó que, en horas de la noche de este sábado 25 de abril, no habían podido despachar harina precocida de maíz y aceite desde su planta ubicada en Turmero, estado Aragua, debido a que esta instalación estaba bloqueada en el sistema SICA, tras la medida impuesta a la empresa durante la inspección realizada el pasado viernes.

«No hemos podido enviar el producto terminado a las sucursales, lo que nos ha impedido atender oportunamente los pedidos de los distintos clientes en varias ciudades. Esto pone en riesgo el abastecimiento del mercado en las categorías que aquí producimos, con un impacto directo en la seguridad alimentaria de la población venezolana» (…) «El bloqueo y retraso en la emisión de las guías SICA tiene también importantes implicaciones y consecuencias en todo el proceso productivo de esta planta», agregó el gerente de APC – Planta Turmero, José Francisco Bolívar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Enable Notifications OK No thanks