Nacionales / Negro CortoTitulares / Espresso

El Clarinete que dejó de sonar

Para un músico las notas son sinónimo de libertad, pero Karen Palacios la perdió el día que decidió expresarse en una red social.

 “Tu contrato fue rechazado porque firmaste contra Nicolás Maduro”, le dijo William Loyo, coordinador de la agrupación, a la clarinetista. 

Como una válvula de escape, Palacios expresó lo que sentía a través de un hilo Twitter, la información publicada le valió estar detenida desde el 1 de junio.


El pasado 8 de julio la madre de Karen, la señora Yudith Pérez, informó que su hija sería trasladada al Instituto Nacional de Orientación Femenina, a pesar de tener boleta de excarcelación desde el 18 de junio.

El 13 de julio la madre de la joven detalló que fue presentada en tribunales y se le había dictado la medida sustitutiva de libertad con régimen de presentación cada 30 días.

Karen estuvo recluida en los calabozos de la Dgcim, donde compartía una litera con otras diez mujeres y no podían ver el sol. Luego de 29 días, logró ver a su madre.

“Sólo me permitían llevarle agua. Luego de 29 días me la dejaron ver y mi hija se encontraba totalmente destrozada porque ha sido torturada psicológicamente. Les decían que la iban a matar, mi hija no pudo dormir”, detalló Pérez.

La tortura es la norma

Hasta el 8 de julio, 614 personas forman parte de la lista de presos políticos según Foro Penal. En el informe de la Alta Comisionada para los Derechos Humanos de las Naciones Unidas consta que 15.045 personas fueron detenidas por motivos políticos entre enero de 2014 y mayo de 2019; 527 fueron detenidas en 2018, y 2.091 entre enero y mayo de 2019.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Enable Notifications OK No thanks